Un tándem sublime une la joyería y relojería fina de Jaeger -LeCoultre

El reflector brilla una vez más sobre el Calibre 101 de Jaeger-LeCoultre. Este año, la maison lanza dos nuevos relojes, reafirmando la alianza única entre alta joyería y alta relojería, posible gracias al excepcional mecanismo Calibre 101.

 

Con solo 14 mm de largo, menos de 5 mm de ancho y un peso de apenas un gramo, el Calibre 101  revolucionó la relojería cuando se introdujo en 1929. Hoy, disfruta la distinción de ser el movimiento mecánico más pequeño del mundo, además de ser uno de los movimientos de reloj más antiguos que continúa en producción.

Un  gigante minúsculo

Además de los relojes de joyería de Jaeger-LeCoultre, el Calibre 101 también se ha utilizado en las creaciones de otras casas relojeras. Estos raros guardatiempos han adornado las muñecas de algunas de las figuras femeninas más notables del mundo, entre ellas la reina Isabel II, que lució una durante su coronación en 1953.

 

Debido a la naturaleza de su tamaño, cada uno de los componentes del Calibre 101 de Jaeger -LeCoultre debe fabricarse y ajustarse a la medida, lo que hace que cada uno sea increíblemente único. Solo un puñado de relojeros de la Manufactura Jaeger-LeCoultre han dominado las habilidades necesarias para producir y ensamblar movimientos a una escala tan microscópica.

El equipo artístico de Jaeger-LeCoultre adoptó un enfoque basado en la joyería para los dos nuevos relojes con engaste de diamantes presentados este año. Para los que no están familiarizados, diseñar un reloj normalmente toma el enfoque opuesto, que comienza con la caja y luego crea brazaletes o correas para complementarlo.

 

Por lo tanto, el tamaño diminuto del Calibre 101 dio paso a la libertad creativa, lo que permitió a los relojeros diseñar primero las formas de las pulseras y el estilo del engaste de gemas, y luego integrar las cajas y los movimientos en los diseños.

La magia del proceso

El reloj Snowdrop está inspirado en las flores blancas en forma de campana que pueden crecer a través de una fina capa de nieve en el Valle de Joux. Aquí, un círculo de diamantes en forma de pera rodea la esfera, formando una flor, mientras que ondas de diamantes repiten el patrón de pétalos en perfecta simetría alrededor de la pulsera.

 

Para que parezca que los diamantes flotan en la superficie del brazalete, los diseñadores de la maison eligieron un engaste «grifo» para los diamantes, minimizando la presencia del metal para permitir que la luz atraviese las piedras desde todos los ángulos. Está compuesto por 904 diamantes, de los cuales 204 tienen forma de pera y el resto talla brillante, para un total de 20,9 quilates.

A esto le sigue el reloj Bangle, que toma sus códigos de diseño de la geometría del art deco, así como de las formas fuertes del modernismo del siglo XX. El resultado es una interacción dinámica de simetría y asimetría.

El brazalete está engastado con 996 diamantes talla brillante (un total de 19,7 quilates). Están graduados en tamaño para enfatizar las amplias curvas del diseño. Para realzar el efecto 3D del diamante y maximizar el juego de luces, los artesanos combinaron las técnicas de grifo (144 diamantes) y engaste de grano (852 diamantes). Finalmente, las filas de diamantes engastados resaltan las bandas de oro que recorren ambos lados de la pulsera, sosteniendo su estructura.

ESCRIBE UN COMENTARIO