Jaeger- LeCoultre maestría horológica en dos complicaciones

La interpretación del modelo Master Grande Tradition Grande incorpora dos de las complicaciones más desafiantes técnicamente hablando en la industria de la relojería: un repetidor de minutos y una bóveda celeste.

 

La serie Master Grande Tradition personifica el ingenio horológico y la creatividad artística de Jaeger-LeCoultre, combinando innovaciones y complicaciones de formas fascinantes. Como la última incorporación a esta serie, el nuevo calibre Master Grande Tradition 945 aprovecha más de un siglo y medio de experiencia acumulada. Esta obra maestra de la ingeniería mecánica incorpora dos de las complicaciones más románticas pero técnicamente desafiantes en la relojería: un repetidor de minutos y una bóveda celeste.

El complejo mecanismo es elevado aún más por un tourbillon volador orbital. Esta edición limitada de ocho piezas cada una en oro rosa y oro blanco presenta una nueva estética que reafirma el dominio de Jaeger-LeCoultre de la artesanía artística.

Uno de los elementos más importantes de un reloj sonoro es la forma en que el sonido se transmite desde el interior del reloj para ser escuchado por el oído humano. Aprovechando las cualidades acústicas superiores del cristal de zafiro sintético, los «gongs de cristal» patentados por Jaeger-LeCoultre (introducidos en 2005) son soldados directamente al cristal de zafiro, que actúa como un amplificador. El repetidor de minutos también está equipado con gongs de perfil cuadrado y martillos trebuchet que contribuyen a una mayor calidad de sonido. Un regulador de huelga silencioso que utiliza fuerzas centrífugas para regular el repique, elimina el zumbido de fondo.

La estética detrás del Calibre 945

Un movimiento excepcional merece un calibre excepcional, y el nuevo Master Grande Tradition 945 aporta una nueva expresión artística a este matrimonio de complicaciones. El movimiento manual es ejecutado con una reserva de marcha de 40 horas. Ambas versiones se usan en una correa de piel de cocodrilo azul o marrón, dependiendo de la ejecución. La referencia. Q5262460 en oro rosa cuesta 405,000 euros y el Ref. Q5263480 en oro blanco cuesta 500,000 euros.

Reafirmando la experiencia de Jaeger-LeCoultre en el diseño y el dominio de la artesanía, el reloj se ofrece en dos versiones: una combina el cálido brillo del oro rosa con una esfera negra, mientras que la otra combina tonos azules profundos con la frescura del oro blanco y el discreto brillo de diamantes talla baguette, que se colocan en el bisel.

Estas nuevas complicaciones están disponibles en joyería Braganza.

ESCRIBE UN COMENTARIO