Vania Leles: Travesía ética desde África Mía

Vania Leles es la fundadora de Vanleles Diamonds, una de las firmas que ha dado voz a la joyería fina africana, en mercados tan diversos como el europeo y estadounidense.

 

Los diamantes son como los sueños: perduran para siempre. La símbología detrás de esta valiosa gema representa uno de los pasos más importantes en la vida de la mayoría de las personas, la historia de genealogías intrincadas que ascienden a la corona y hasta los conflictos que rodean su excavación. La belleza oculta lo más sublime y también lo más escabroso. Dualidad que cautivó el corazón de la modelo y empresaria africana Vaia Leles, quien movida por la inexistencia de firmas que representaran su continente, quiso darle una voz a la joyería fina proveniente de África.

La emprendedora que desde hace más de una década lleva las riendas de Vanleles Diamonds ha llevado sus creaciones al reconocimiento internacional. Después de trabajar en Londres para Graff, De Beers y Sotheby’s quiso representar una visión inédita del arte de las gemas. Sus joyas exquisitamente elaboradas han sido diseñadas con diamantes libres de conflictos de la más alta calidad. Para Leles, fue significativo que una nativa de Guinea-Bissau incursionara en una casa de alta joyería y rivalizara con marcas patrimoniales de Europa.

En el principio Dios hizo todas las cosas


Vania pasó sus primeros años en Guinea-Bissau, un país tropical en la costa atlántica de África occidental. Luego se mudó a Lisboa para su educación formal antes de establecerse en Londres. Viajar, específicamente a través de África fue una gran parte de su crianza, visitó 15 países cuando tenía 17 años de edad. En la capital británica, eligió el modelaje como profesión y se mudó a Nueva York, donde desfiló para marcas de moda como Yves Saint Lauren y Prada.

Durante una sesión fotográfica, mientras admiraba las joyas, “alguien mencionó que la mayoría de las piedras preciosas provienen de África”, recuerda. Algo que la sorprendió, debido a que en su infancia asoció a los diamantes con muertes de inocentes. Para ella era sinónimo de guerra más que moda y belleza. Investigó y comenzó a preguntarse «si todas estas piedras provienen de África, ¿por qué no hay representación o marcas inspiradas en nuestra cultura?». Se apasionó tanto que llamó a su madre unas semanas después, y le dijo: «Quiero dejar de modelar para dar voz a la comunidad de donde provienen estos productos”. Dadas las complejidades de la industria, su madre sugirió investigar exactamente por qué no existía una representación digna de sus orígenes, además de increparle que solo trabajaría para otros por 10 años. Leles tenía 24 años en ese momento, y 10 años parecían toda una vida, pero siguió el consejo y decidió adentrarse más en la industria.

Perfeccionó sus habilidades al formarse académicamente en el Instituto Gemológico de América. Trabajó junto a los nombres más importantes de la Bond Street, allí se enamoró de Graff Diamonds. Después de dos años en Graff, fue contratada por De Beers, donde solidificó su experiencia en un entorno más corporativo. Años más tarde, fue contratada para Sotheby’s, uno de los mayores corredores de joyería fina del mundo. Su función comenzó como experta en joyería, pero se transformó en una de gestión de relaciones con el cliente. En 2011, sintió que 11 años eran suficientes para construir un negocio propio que pudiera cambiar la industria.

El astrolabio de la equidad

La fundadora y directora creativa de Vanleles tiene su tienda en el próspero barrio de Mayfair de Londres, a pocos pasos de Cartier, Harry Winston y Van Cleef & Arpels. Ha trabajado incansablemente para lograr esto a través de una serie de colecciones elegantes que defienden colores vibrantes y diseños intrincados, inspirados apasionadamente en su herencia africana. De su travesía, revela que su mayor orgullo ha sido el convertirse en un nombre familiar en Medio Oriente, empoderar a las mujeres a lograr sus sueños y fomentar la transparencia de los joyeros para que la sostenibilidad sea la norma.

Sus diseños están elaborados exclusivamente con diamantes que tienen certificación Kimberly, lo que garantiza que las gemas no se obtengan de áreas de conflicto o fuentes ilegítimas. Los 30.800 millones de AED generados por el comercio legal de diamantes africanos ahora ayudan a pagar la educación, la atención médica, el agua potable y los alimentos para millones de personas en estas regiones. También ha colaborado con Gemfields, pionero mundial de piedras preciosas de colores de origen responsable, creando «Leyendas de África», una línea única de alta joyería que rinde homenaje a su continente. 

Coordendas: https://www.vanleles.com/

ESCRIBE UN COMENTARIO